Abandonad toda esperanza

martes, 14 de noviembre de 2006

Kevin Smith, o un friqui para gobernarlos a todos

Desde que debutara con Clerks, Kevin Smith se ha convertido en el friqui que triunfó e hizo de sus aficiones (el cine, los cómics) su medio de vida. Su debut se convirtió en una de esas películas (recuerdo también Reservoir dogs de Tarantino o Mi Idaho privado de Van Sant) que convirtieron al cine independiente norteamericano en una fuente considerable de ingresos, aunque estos se mantuvieran todavía alejados de los blockbusters de turno.



Desde entonces, Smith ha plagado su obra de guiños destinados a los que comparten sus aficiones. Su cine es un cine de referencias, y así debe entenderse. Films como Mallrats o Jay y Bob el Silencioso contraatacan resultan poco menos que incomprensibles para los ajenos al mundo de su creador. Y sus películas son más o menos satisfactorias en la medida en que tengan algo más que meros homenajes a sus ídolos o personajes favoritos.



Este año, con Clerks II, volvió a retomar los personajes de su ópera prima para construir una oda a la amistad y a la aceptación de uno mismo, conceptos nada ajenos a los personajes creados por Stan Lee, de los que Smith siempre ha sido fiel seguidor.

Ni que decir tiene que la película está jalonada de homenajes a películas y cómics que los aficionados aplaudirán con júbilo. El más celebrado ha sido el de El Señor de los Anillos, que da pie al consabido enfrentamiento entre sus seguidores y los fans fatales de Star Wars. Personalmente, me quedo con otros más sutiles: la frase "Admítelo, tigre, te ha tocado la lotería", que pronuncia la prometida del protagonista, fue -como los fans del superhéroe arácnido recordarán- la sentencia de presentación de Mary Jane Watson, en una inmortal viñeta dibujada por John Romita.

También es destacable el uso de la música de El resplandor en un momento dado, si bien mi gag favorito corre a cargo de Jay y Bob, los personajes fetiche del realizador (el cual interpreta al segundo): en este caso en concreto vemos a Jay reinterpretar una de las escenas más desasosegantes de 'Buffalo Bill', el asesino en serie de El silencio de los corderos.



Como decíamos, todo depende del grado de complicidad del espectador, y en muchas ocasiones su obra puede quedarse en eso. Pero es una de las últimas escenas, la acontecida en la cárcel, y donde los protagonistas se sinceran y sale a la luz el lado más melancólico y sobrecogedor de las relaciones humanas, que la película gana enteros. Al fin y al cabo, y más allá de sus referencias culteranas, Clerks II es una comedia romántica acerca del chico que conoce chica y se casa con ella, sin darse cuenta de que su verdadero amor ha sido siempre la chica que ha estado a su lado.

Pero al final, y pese al happy ending, el virado a blanco y negro nos recuerda la escasa evolución de los personajes desde el primer Clerks, así como que la vida está llena de alegrías y tristezas por igual.



Si Clerks II es una cinta satisfactoria, no puede decirse lo mismo de Spiderman y la Gata Negra. Con el título de "El mal que hacen los hombres", la serie que Smith tardó años en completar se salda con una importante sensación de decepción.

Obviamente, en esta miniserie donde también aparecen Daredevil y Rondador Nocturno no faltan los referentes típicos de su guionista: cualquiera puede citar a Pulp Fiction, pero la mención a Ferris Bueller (el protagonista de Todo en un día de John Hughes) no está al alcance de cualquiera. Pero si en Clerks II encontramos otros logros, este cómic no pasa de ser una lectura entretenida que se olvida fácilmente.



Como el lector imaginará, lo más memorable es el arte de Terry y Rachel Dodson, conocidos sobre todo, como le sucede a Frank Cho, por su trabajo con la anatomía femenina, que se aprecia especialmente en las portadas de la miniserie, con una Felicia Hardy que hará las delicias de los fans. Pero poco más. Para volver a encontrar una historia del relieve del primer trabajo de Smith para Marvel, aquel Daredevil ilustrado por el editor en jefe Joe Quesada, habrá que seguir esperando.

1 comentario:

crucedecables dijo...

Fran, Clerks 2, tiene unos gags impresionantes. Me quedo con la primera. Pero yo me entretení mucho.
Las escenas que comentas de "El silencio de los corderos" primordial, la batalla entre "El Señor de los Anillos" y la saga "Star Wars" genial. Y por último la escena del burro ....
Kevin Smith, sabe lo que hace.
En Jersey Girl se la pegó, o fue un encargo, pero si vistes los extras del DVD alucinabas, con el programilla que tiene de ir visitando los sitios mas curiosos de los USA. La América profunda.
Crucedecables


Estadísticas