Abandonad toda esperanza

viernes, 15 de diciembre de 2006

Diario de una desaparición: Japanese Splendor

En Diario de una desaparición, el mangaka Hideo Azuma realiza una confesión a corazón abierto: estamos ante un cómic explícitamente autobiográfico, que recoge algunas de las desapariciones de su inestable autor, en las décadas de los años 80 y 90, cuando de buenas a primeras decidía romper sus compromisos sentimentales (dejando atrás a una esposa y una hija) y profesionales (no entregando el material pactado a varias editoriales), y se dedicaba a vivir como un indigente.



Woody Allen hacía uso de una fórmula matemática para definir el origen del humor. El genio neoyorkino decía que la comedia es igual a tragedia más tiempo. En las páginas de Diario de una desaparición el lector es testigo del proceso de distanciamiento de su autor, que se coloca como protagonista de su historia desde una óptica distanciada por el paso de los años. Así, consigue provocar la sonrisa a través del relato de experiencias más que amargas, marcadas por su alcoholismo.

A lo largo de las peripecias de su autor, que a veces recuerdan al modo de narrar de Charles Bukowsky, y también a la célebre serie American Splendor de Harvey Pekar y Cía, el lector es testigo de una panorámica del Japón contemporáneo, donde un autor otrora famoso deambula como un ser anónimo entre sus congéneres, alimentándose de las sobras de los restaurantes, fumando colillas abandonadas y duchándose en fuentes públicas.



Al mismo tiempo, la obra nos permite conocer algunos entresijos del mundo editorial de mangas. Mención especial merece al respecto el ocasional encuentro entre Azuma y su maestro, el genial Osamu Tezuka, que no pudo menos que recordarme el (ficticio) cara a cara entre Ed Wood y Orson Welles en el biopic que sobre el primero filmase Tim Burton.

Para los que descubrimos el manga con Katsuhiro Otomo y su Akira, antes de la eclosión de Dragon Ball y mucho antes del éxito de Naruto, el estilo de Tezuka visto en Adolf, o recientemente en la edición española de El árbol que da sombra, un estilo basado en personajes de rostros de aspecto infantil para la tradición occidental, usados en tramas obviamente destinadas a un público adulto, supuso un choque considerable. Ese mismo estilo es el que se aprecia en Diario de una desaparición, lo que se suma a la voluntad de distanciamiento de su autor con indiscutible éxito.



El volumen se complementa con una conversación entre el autor y el también mangaka Miki Tori, donde el propio Azuma explica el origen de esta obra, que tendrá continuación narrando los acontecimientos vividos por él al salir del hospital, y que esperamos ver pronto aquí de la mano de Ponent Mon. Si es tan interesante como esta primera entrega, valdrá la pena leerla muy mucho.


Título: Diario de una desaparición
Autor: Hideo Azuma (guión y dibujo)
Editorial: Ponent Mon
Fecha de edición: diciembre de 2006
200 páginas (b/n) - 17 €


[Imagen: Autorretrato de Osamu Tezuka.]

Estadísticas