Abandonad toda esperanza

viernes, 15 de diciembre de 2006

París, 1944: ciudad sin ley

La escritora francesa Dominique Manotti se ha hecho un nombre en la narrativa contemporánea gracias a su ciclo de novelas del inspector Daquin, pertenecientes al género negro y cuya primera entrega, Sendero sombrío, ha recibido elogios allá donde se ha publicado (incluyendo España).



Ahora, la editorial Tropismos (que también editó aquí la mencionada novela) publica El cuerpo negro, su quinto libro, y donde Manotti abandona a su creación más popular y los estilemas más ortodoxos del género, para imbuirse en la redacción de una novela histórica ambientada en los últimos meses de la Francia ocupada por los nazis.



No obstante, además de historiadora (labor que se aprecia en los numerosos apuntes históricos que jalonan la narración), Manotti es una escritora de primer orden, y haciendo uso de los mecanismos del thriller presta una atención particular a la intrahistoria, a las vidas de personajes anónimos que fluyen por debajo del discurrir de los hechos que pueblan los libros de Historia.



Es El cuerpo negro una novela coral, aunque el policía Domecq tenga un particular protagonismo. Pero bien es cierto que la verdadera protagonista del libro es la ciudad de París, una urbe que, durante los dos meses y medio de 1944 que van desde el Desembarco de Normandía a la liberación de la ciudad por las fuerzas aliadas, y al igual que Dodge o Basin City, se convierte en una ciudad sin ley dominada por la corrupción.



Manotti viene a señalar en su novela el elemento de corrupción que implica toda situación de poder, y de cómo el saqueo fue la principal fuente de ingresos de muchos de los mandatarios del régimen nazi, fuesen alemanes o colaboracionistas franceses, durante el tiempo transcurrido en la ficción; una ficción donde los personajes reales (como el cineasta Henri Georges Clouzot) se cruzan con los ficticios, pero que tienen una gran carga de realidad a sus espaldas.

Así pues, los que amen el género histórico ambientado en el siglo pasado, al igual que a los fanáticos del género policial, disfrutarán con este El cuerpo negro, estupenda recreación de unos días que volvieron a demostrar al mundo que aquel que está en el poder, por lo general, siempre hace un uso indebido del mismo.

[Imagen: Dominique Manotti (c) Negra y Criminal.]

Estadísticas