Abandonad toda esperanza

jueves, 7 de diciembre de 2006

Tres cuentos de miedo... orientales

El prestigio de Three... extremes ha ido creciendo considerablemente con el paso del tiempo desde su reciente estreno. Una vez vista, se demuestra que tampoco es que sea una obra maestra del género, pero el hecho de que sus tres episodios vengan firmados por prestigiosos cineastas asiáticos podría justificar sin duda alguna la fama con la que cuenta esta cinta.



Takashi Miike, el más conocido y prolífico de los tres, firma Box, el segmento japonés del film: en él cuenta una historia de obsesión por el pasado por parte de una escritora a la que el peso de la culpa ha convertido su vida en un tormento continuo. El relato cuenta con algunas de las escenas más bellas e inquietantes del film, y puede recordar a las atmósferas enrarecidas de los mangas de Suehiro Maruo.



El chino Fruit Chan filma Dumplings, el segmento más reconocido del film, y que contó con una versión extendida de igual título como largometraje estrenado (de tapadillo, eso sí) en nuestro país. Como en Time, el último trabajo de Kim Ki-duk, Chan critica la obsesión de la sociedad contemporánea por la belleza y la conservación de la juventud. La historia, que cuenta con la presencia de la reconocible Bai Ling, es quizás la historia de terror más convencional de las tres (tómese lo de convencional en el sentido más relativo, teniendo en cuenta que hablamos del siempre particular, a ojos del espectador occidental, cine asiático de género).



Finalmente, el cineasta coreano Park Chan-wook firma Cut, posiblemente el mejor segmento de la cinta: en él asistimos a una muestra de conflictos morales tan del gusto del autor de Oldboy (para el que esto firma, una de las grandes obras maestras del cine de los últimos años), en esta historia protagonizada por un joven director de cine, su esposa, y un desequilibrado extra.



Sólo por el talento de Chan-wook, expuesto en esta Cut marcada por la obsesión por el doppelgänger y la lucha de clases en su vertiente más gore, ya vale la pena ver Three... extremes. Pero si, además, eres un completista del cine oriental de terror, y disfrutas sobre todo de su vertiente psicológica, ya estás tardando en hacerte con esta película, que cuenta con una secuela, de nuevo de tres episodios, dirigida por Peter Chan (Perhaps love), Kim Ji-woon (2 hermanas) y Nonzee Nimbutr (Nang nak), y a la que habrá que hincarle el diente un día de estos.

Estadísticas