Abandonad toda esperanza

sábado, 23 de junio de 2007

El viaje de Gasparetto: Luis Durán y lo real maravilloso

Vaya por delante, a la hora de hablar de El viaje de Gasparetto, que su autor, Luis Durán, nos parece uno de los mejores autores completos del panorama del tebeo español actual, con un estilo gráfico absolutamente personal y reconocible y, sobre todo, un talento sin parangón a la hora de escribir.



También es verdad que este penúltimo libro suyo (vive un momento prolífico: acaba de ver la luz Volátil, su obra más extensa hasta la fecha), que publicó Dolmen a finales del año pasado, es menos ambicioso y completo que otros anteriores: pienso particularmente en esa trilogía de maravillas tituladas Caballero de espadas, La ilusión de Overlain y Nuestro verdadero nombre, publicadas las dos primeras por Planeta y la tercera por De Ponent.

Pero bien es cierto que la obra menos conseguida de este autor nacido en Oñate en 1967 es mil veces mejor que la media de lo que puede encontrarse en cualquier librería especializada en cómic. Porque Durán es un prestidigitador de ideas, un demiurgo de la palabra.



Ambientada en una Italia cargada de fascinación, El viaje de Gasparetto está protagonizado por dos periodistas, Vincenzo y Luchino, de caracteres bien distintos, que van a trabajar juntos en un trabajo de investigación acerca de Gasparetto, un iluminado que vive retirado en Mesana. El primero, fotógrafo acostumbrado al ámbito de la política, se verá obligado a trabajar con el segundo para el suplemento "Infinito esotérico", de temática parapsicológica, por su poca seriedad en el trabajo y sus problemas con el alcohol.

Una de las principales influencias que se le adivinan al autor de Atravesado por la flecha es la narrativa latinoamericana del siglo XX, el Boom literario de Julio Cortázar, Vargas Llosa o García Márquez: como en las novelas del realismo mágico de este último, o la novela de lo real maravilloso de Alejo Carpentier, lo real y lo fantástico se entremezclan hasta formar una única cosa: un mundo particular en el que se mueven los personajes creados por Durán.



Y como en estas novelas, el reparto de personajes secundarios es memorable: de Nora, la joven que fascinará a Vincenzo, al cartero Zambo, pasando por los gemelos silenciosos que nadie sabe de dónde han salido. Todos ellos arropan a los dos periodistas y a Gasparetto, del que hasta el final dudaremos si es un privilegiado o un demente.



Y es que con Durán el lector fiel ya sabe lo que va a encontrar: una historia de múltiples lecturas, y un cuentacuentos que con ella lo va a embelesar como muy pocos logran hacerlo. En definitiva: un cómic imprescindible.


Título: El viaje de Gasparetto
Autor: Luis Durán (guión y dibujo)
Editorial: Dolmen
Fecha de edición: noviembre de 2006
96 páginas (b/n) - 12 €

Estadísticas