Abandonad toda esperanza

lunes, 4 de junio de 2007

Planetary: La historia secreta del mundo

Ya es la segunda vez que leo de forma íntegra este primer volumen de Planetary, la serie de Warren Ellis y John Cassaday, y el reecontrarme de nuevo con estos personajes y sus peripecias me confirma que estamos ante uno de los mejores cómics mainstream de los últimos diez años.



Este volumen, que abarca los doce primeros números, gana con sucesivas relecturas, como sucede con otros trabajos de Ellis (pienso en The Authority y Transmetropolitan, ambas excelentes creaciones más populares que la que ahora nos ocupa, pero no por ello mejores): a lo largo de sus páginas, la historia de Planetary, la organización de arqueólogos de lo imposible, se va descubriendo como un puzzle en construcción, que va desvelando poco a poco los secretos que alberga su trama, a la vez que se van formulando nuevos enigmas.



Los protagonistas de la obra son los agentes de campo de Planetary: Elijah Snow, un misterioso individuo que controla el clima y que, como la Jenny Sparks de Authority, tiene la misma edad que el siglo XX; Jakita Wagner, de una fuerza y velocidad increíbles; y The Drummer (El Batería), que controla la energía y se comunica con las máquinas.

Detrás de las acciones del trío está el Cuarto Hombre, el otro miembro de Planetary, cuya identidad permanece oculta hasta el último número del volumen... Si lo que descubre Snow es verdad, porque con Warren Ellis nunca se sabe.



Y es que Planetary, como el nuevo periodismo en viñetas de Transmetropolitan o las historias de contraespionaje de Global Frequency (otra gran creación del guionista inglés), forma parte del gran corpúsculo elliano sobre la Teoría de la Conspiración, que lo acerca a Los Invisibles, la famosa obra de su compatriota Grant Morrison (a quien está dedicada expresamente una de las aventuras del tomo).

En este primer volumen de la colección, un Ellis en estado de gracia, y en impecable asociación con un memorable John Cassaday a los lápices, homenajea buena parte de la cultura popular del siglo XX: por sus páginas pasan conceptos que referencian, a medio camino entre el homenaje y la parodia, a las películas de ciencia ficción de los años 50 (ya sean las japonesas de Godzilla como las norteamericanas con otras criaturas gigantes) y a la literatura pulp (con trasuntos de Tarzán, La Sombra o Fu-Manchú... y el mismísimo Sherlock Holmes), pasando por célebres personajes de Marvel (Los 4 Fantásticos) o DC (La Liga de la Justicia).



De entre estos homenajes merece particular atención el del número 7, una inquietante historia que, metafóricamente, refleja la mayoría de edad de los cómics superheroicos, su intento de pérdida de ingenuidad y acercamiento al lado más oscuro de la aventura, con un émulo de John Constantine que se convierte en un ser a medio camino entre el Spider Jerusalem de Transmetropolitan y el propio Grant Morrison, dejando atrás explícitos homenajes a personajes creados y desarrollados por guionistas ingleses (Alan Moore, Jamie Delano, Neil Gaiman, el mismo Morrison) como la Cosa del Pantano, Sandman o Animal Man.



Intentar resumir el argumento de Planetary es tarea infructuosa: mejor confíen en un servidor y zambúllanse en las páginas de una de las obras maestras del cómic norteamericano reciente, recuperado ahora por Norma Editorial en una edición impecable. Al igual que sucede después de leer historias como Los Invisibles o From Hell, comprobarán que ya no verán el mundo de la misma manera.


Título: Planetary (Volumen Uno)
Autores: Warren Ellis (guión) / John Cassaday (dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: mayo de 2007
304 páginas (color) - 26 €

1 comentario:

Mon Petit Renard dijo...

Coincido absolutamente, Fran. Considero Planetary como uno de los mejores tebeos publicados por una major desde los 80. Una especie de compendio de lo mejor que ha dado la (sub)cultura popular, la cultura pop, durante el pasado siglo. Emocionante, cautivadora, un deleite visual y simplemente brillante.


Estadísticas