Abandonad toda esperanza

miércoles, 28 de noviembre de 2007

[REC]: Redefiniendo el Terror



Estaba cantado: Jaume Balagueró y Paco Plaza, los realizadores más interesantes de entre la nómina de afiliados al cine de terror que viene produciendo Filmax desde hace unos años, y que ya colaboraron en la filmación del documental Operación OT a partir del fenómeno mediático del momento -el reality televisivo Operación Triunfo-, estaban destinados a volver a trabajar juntos en un film del género. Y el resultado ha sido [REC].



Pero hagamos algo de historia: tras filmar cortos tan personales e inolvidables como Alicia y Días sin luz, el catalán Jaume Balagueró debutó en la dirección de largometrajes con Los Sin Nombre, que adaptaba la novela de Ramsey Campbell La secta sin nombre, y que todavía hoy es posiblemente la última obra maestra del cine de terror español del siglo XX. Después dirigiría dos films más del género, Darkness y Frágiles, así como un episodio de las nuevas Historias para no dormir: Para entrar a vivir.



Por su parte, el valenciano Paco Plaza también dirigió un premiadísimo corto de terror, Abuelitos, para estrenarse luego en el campo del largo con una adaptación de Campbell: El segundo nombre, que sorprendió por la madurez de su puesta en escena y por la excelente interpretación de su protagonista, la desconocida Erica Prior. Después vendría Romasanta (La caza de la bestia), inspirada en el caso real de un hombre lobo patrio, y su aportación a la nueva etapa de la serie de Narciso Ibáñez-Serrador: Cuento de Navidad.



Después de unos años en los que Filmax, ya sea bajo el sello Fantastic Factory o no, ha producido cintas de terror tan decepcionantes como Beyond Re-Animator o Bajo aguas tranquilas, o no tan conseguidas como podrían haberlo sido (pienso en Los abandonados, de Nacho Cerdá), esta [REC] supone una nueva razón para seguir confiando en el talento de algunos nuevos realizadores del fantástico autóctono, que conocen los resortes del género y que saben mantener la justa medida entre el respeto al mismo y la voluntad por jugar con él y llevarlo un poco más allá sin llegar a forzar la maquinaria.



Este largometraje de Balagueró y Plaza parte de una premisa tan sencilla como resultona: un pequeño equipo de un programa de televisión local llamado Mientras usted duerme, formado por una presentadora y un cámara, se disponen a acompañar a una brigada de bomberos de la ciudad de Barcelona durante el turno nocturno, con el fin de grabar un reportaje. Esa misma noche, la estación recibe la llamada de auxilio de un pequeño edificio, donde al parecer una de las vecinas, una anciana que vive sola, ha sufrido algún tipo de percance que no alcanzan a definir...

Como imaginará el lector, una vez los protagonistas (y, con ellos, el espectador) se introducen en el inmueble, se desata una pesadilla en la que todos, periodistas, bomberos, vecinos y un representante de la Policía, verán peligrar sus vidas.



Como no podía ser de otra forma, [REC] está narrada como si del propio reportaje se tratara, siguiendo a la reportera en una carrera frenética rodada cámara en mano, con el fin de dotar al film de la mayor verosimilitud posible. Por ello, Balagueró y Plaza optan por racionar mucho los efectos especiales visuales y de maquillaje, reducir casi a la nada los efectos sonoros (que existen, pero pasan casi desapercibidos), así como por suprimir la consabida música incidental, además de escatimarle a su público parte de la acción, entre corte y corte de la grabación.



A esto se suma un gran acierto de casting: los realizadores le han confiado el papel principal a Manuela Velasco, que pese a su temprano debut como actriz, siendo apenas una niña, en La ley del deseo de Pedro Almodóvar, es más reconocida actualmente por su trabajo como presentadora del magazine televisivo Cuatrosfera. El resultado de este hallazgo fue un merecido premio de interpretación en el pasado Festival de Sitges.

En cuanto al resto del reparto, cabe destacar que la mayoría de los escasos intérpretes de este film coral son actores no demasiado conocidos (solo alcanzamos a reconocer al argentino Carlos Lasarte, inquietante presencia de la fundamental Los Sin Nombre), todos ellos bastante ajustados en sus papeles, en una narración sencilla (que no simple) y directa que se caracteriza por su fisicidad, con unos personajes sobre los que la ficción no reflexiona y que se definen más por lo que hacen que por lo que dicen. Todo ello aporta su granito de arena en cuanto a conseguir la sensación de realidad de la que [REC] hace gala.



Pero no se piense que los directores han recurrido al recurso de una "filmación encontrada" (al estilo de los "manuscritos encontrados" tan habituales en la literatura española desde Miguel de Cervantes a nuestros días): en un momento dado, la presentadora pide que se rebobine la cinta para volver a ver una escena; esto no es tan solo un recurso para volver a inquietar a la platea, sino una manera de subrayar que estamos viendo la acción en tiempo presente, lo cual incrementa todavía más la sensación de inseguridad.



De esta forma, y aunque [REC] pueda recordar a películas recientes de zombis como Amanecer de los muertos o 28 días después, participa principalmente de una suerte de poética del horrour verité que alcanza de las mondo movies e imitadoras al estilo de Holocausto caníbal al reciente éxito de The Blair Witch Project, pasando por títulos recientes -de terror o no- como Diary of the Dead y Redacted, y alcanzando hasta las snuff movies de las que todavía algunos niegan su existencia. Una apuesta por el terror documental, contado en presente y en primera persona, que trata de arrebatarle al espectador todas las capas de distanciamiento que, a modo de protección consciente o inconsciente, quiera echarse encima. Y hay que reconocer que en varias secuencias lo consigue con creces.



No obstante, lo mejor de una propuesta tan interesante como es esta [REC] y que le confiere el peso que sin duda tiene en el género actual, no es lo inquietante que resulta (que también), ni el estilo narrativo y visual por el que sus artífices han apostado (rescatado a su vez sobre todo de la mencionada The Blair Witch Project, aunque bastante mejor ejecutado por Balagueró y Plaza), sino la redefinición del género del terror que consiguen, una vuelta de tuerca poderosísima que, además, se lleva a cabo con pasmosa naturalidad y sin molestos aspavientos: con el desasosegante clímax final, cuando los periodistas llegan al ático y así conocemos el origen del brote vírico, Jaume Balagueró y Paco Plaza consiguen redefinir una buena parte del cine de terror, de El exorcista a esta parte, al mismo tiempo que enfrentan los conceptos de Ciencia y Religión y, más aún, ponen en entredicho algunas acciones de la Iglesia Católica al apuntarla con el dedo como posible origen del Mal mismo. Solo por eso, [REC] ya merece disfrutar de un puesto de honor en la historia del cine fantástico español. Si además consigue estremecer de la manera en que lo hace, consigue varios premios en Sitges (entre ellos el de Mejor Dirección), tiene el merecido éxito que está teniendo en su primer fin de semana de exhibición, y se confirma su inminente remake norteamericano, pues miel sobre hojuelas.

1 comentario:

matias dijo...

es un caso real?
muy buena la pelicula.


Estadísticas