Abandonad toda esperanza

sábado, 15 de diciembre de 2007

Cthulhu e Interzona: Píldoras concentradas de horror



De un tiempo a esta parte se viene confirmando que no corren buenos tiempos para las revistas de cómics: tras el cierre de El Víbora y Mr. K, hemos comprobado que las publicaciones periódicas cuyo grueso son historietas breves y narraciones serializadas (esto es, de "continuará...") lo tienen muy complicado para sobrevivir en un mercado que muchas veces les da la espalda. De las últimas incorporaciones a la nómina, y desaparecida la editorial Recerca y con ella la edición autóctona de Negative Burn, la Tangaroa de Dolmen parece dormir el sueño de los justos tras los dos números aparecidos, y solo la espléndida El Manglar de Dibbuks parece resistir con la quinta entrega recién llegada a las tiendas contra viento y marea. Esperemos que dure...

Pero ha querido el azar (o la testarudez de sus editores) que coincidan entre las novedades a destacar dos nuevas publicaciones, dedicadas ambas al terror, aunque presentan bastantes diferencias entre sí.



Por un lado nos encontramos con la interesante Cthulhu, vieja cabecera que vuelve con renovados bríos, esta vez de la mano de Diábolo: la editorial madrileña parece apostar por las revistas (también edita Prótesis, aunque de esta, más una publicación crítica que de cómics, hablaremos otro día), y en este caso da comienzo a la segunda época de la publicación con varios relatos inspirados por o basados directamente en la obra de Howard Philips Lovecraft.

El volumen arranca con tres de las mejores historias de la revista: la inquietante "La lámina de la casa" es una adaptación a cargo de Carlos Lamani del relato El grabado en la casa del maestro de Providence, que logra captar la atmósfera intangible y ominosa (no hay adjetivo más lovecraftiano que este) del original literario; por su parte, "Oscuridad" de Pepe Avilés es un espléndido trabajo cuyo contrastado blanco y negro recupera los ambientes marinos del autor de Las ratas en las paredes; finalmente, el magnífico "La plaga" de Elchinodepelocrespo y Karles Sellés remite a la narrativa corta de Clive Barker, con apuntes al cine de Lynch y Cronenberg, y supone quizá la mejor historia de este Cthulhu n.º 1.



Pero hay más: nos gustaría destacar particularmente "Meyer el Brujo" de Manuel Mota, que aunque dedicado explícitamente a Gustav Meyrink (el autor de El Golem), homenajea de paso a toda la iconografía del expresionismo alemán de principios de siglo XX, de El grito de Munch al M, el vampiro de Dusseldörf de Fritz Lang con Peter Lorre, sin olvidar los iconos del nazismo; y también "Bajo las sombras" de Kosta, historia levemente narrativa en un poderoso blanco y negro que remite también a la obra de Lovecraft.

Los fanáticos de El joven Lovecraft -que son legión- descubrirán la firma de José Oliver no solo en una historia inédita del pequeño Howie ("El patio"), sino también en un lírico homenaje a la figura de Edgar Allan Poe cuyos dibujos firma Luis NCT.



Si juntamos al guionista y al dibujante de las dos revelaciones del año en lo referente al tebeo español de género negro, el resultado es la primera aventura de "Jerome Delaquay": el guionista Raule (Jazz Maynard) y el dibujante Sagar Forniés (Bajo la piel) firman este episodio piloto de una serie que recordará a producciones televisivas como Buffy cazavampiros o Blood Ties (Hijos de la noche). También en color se publica el romántico y decadente "Después de Laura" de Pedro Aguayo y Serge Guinot.



Completan la entrega de narraciones "Cortijo Jurado" de Álex Ogalla y Salvador López, que da un origen fantasmagórico a una la casa encantada real por excelencia de nuestro país; "Viaje al Más Allá", de nuevo con textos de Raule e ilustraciones de Meritxell (que recordarán al arte de Edward Gorey y Tim Burton sin ofender el recuerdo de estos), y el relato "El atajo" de José M.ª Tamparillas (con una ilustración de Lamani), funcional pero que no aporta nada novedoso al género.



Como especatular colofón, destacar la publicación de un bellísimo (pero, ay, muy breve) portafolio de Enrique J. Corominas, inspirado en Los Cantos de Maldoror de Lautréamont, que remite tanto a los grabados de Gustave Doré como a la obra de ilustradores afines al género (de Berni Wrightson a Kelley Jones)... y que consigue que nos lamentemos una y otra vez de que este soberbio dibujante, autor de Tragaldabas y Dontar, se prodigue tan poco en el ámbito de la historieta.



La otra publicación a la que nos referíamos es Interzona, editada por Donostia Kultura-Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián y Arsénico Cómics, dirigida por Borja Crespo y Rubén Lardín, y cuyo prometedor n.º 0 le augura un futuro digno de atención.

Vaya por delante que las mejores historias del volumen nos parecen la breve y minimalista "Un suceso" de Miguel B. Núñez, la irreverente "La maldición de Jordi Costa" de Carlo Hart -que podría levantar ampollas según a quién-, y, sobre todo, la extraña, fascinante y malsana "Destruyan Ciudad Accidente" del siempre interesante Paco Alcázar, un autor al que hay que seguir muy de cerca en publicaciones como Cinemanía, la citada El Manglar o su propio blog: se trata de nuestro Charles Burns particular, y esta aterradora historia lo demuestra.



La nómina de autores patrios a destacar se completa con Carlos Vermut ("Don Eugenio Martín Ferrer"), Félix Díaz ("Sin título"), Miguel Ángel Martín ("Technodrome"), David Rubín ("Moonriver Runner"), Kano ("Bestiario parsimonioso de amor y muerte") o Jorge Parras ("La maldición del Gohne-Ohne")... si bien en todas ellas -quizá con la excepción de Martín- el interés del trabajo gráfico está muy por encima de las historias que cuentan.

También nos gustaría destacar la primera historia de la revista, "Neozombi ataca New York", en la que Chema García ofrece un breve pero divertido homenaje al terror de serie B y Z, de Lucio Fulci a la simpar productora Troma, y del que nos gustaría ver más entregas en el futuro.



Pero, curiosamente, nos parece que lo más interesante de este Interzona no son las historietas propiamente dichas, sino las ilustraciones y, sobre todo, los artículos críticos sobre el tebeo de terror; dejando a un lado la introducción de Hernán Migoya, los textos de la revista son los siguientes: el Sr. Ausente (aka David Fernández) rescata la figura de Joe Maneely, ilustrador de la Edad de Oro del cómic pulp norteamericano; Jesús Palacios repasa la carrera de la mítica publicación gala Métal Hurlant, señalando la herencia que ha dejado en la literatura, el cómic y el cine que vino a posteriori; Sergi Puertas relata su experiencia como consejero de la editorial La Cúpula en un texto autobiográfico tan divertido como amargo (y espléndidamente escrito); John Tones (aka Pedro Berruezo) deja constancia de los cómics protagonizados por iconos del cine de terror de los 70 y 80 (esto es, Freddy Krueger, Jason Vorhees y Leatherface), sin dejar de lado numerosas e iluminadoras reflexiones sobre el género; y, finalmente, Jorge de Cascante retrata con precisión a Eddie Campbell (el autor de From Hell o Bacchus).



Y ni que decir tiene que el plato fuerte de Interzona n.º 0 es Hideshi Hino: representante, junto a Suehiro Maruo, del más interesante manga de terror contemporáneo, su espectacular portada y una estremecedora galería acompañada de "La espada de bambú", un texto autobiográfico, justificarían ya de por sí la adquisición del producto.



Nos gustaría añadir finalmente que esperamos no nos pidan elegir entre ambas publicaciones: allá cada cual con sus gustos, pues quien esté más interesado por la narración en sí, y guste de historias de terror de corte clásico para leer a la luz de una vela, no debería dejar pasar Cthulhu; en cambio, para quien esté más interesado por el arte secuencial y quiera conocer de primera mano a los autores más interesantes del panorama patrio, Interzona es su revista. Por nuestra parte, optamos por no elegir y quedarnos con las dos.


Título: Cthulhu n.º 1
Autores: Varios autores (guión y dibujo)
Editorial: Diábolo Ediciones
Fecha de edición: diciembre de 2007
66 páginas (color y b/n) – 5,95 €


Título: Interzona n.º 0
Autores: Varios autores (guión y dibujo)
Editorial: Donostia Kultura-Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián & Arsénico Cómics
Fecha de edición: octubre de 2007
80 páginas (color y b/n) – 6 €

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado Cthulu pero aún no he conseguido hacerme con la Interzona.
Si te gustan las revistas visita http://argenzines.blogspot.com/

Yo espero que estas dos revistas progresen hasta llegar a incluir también una sola historia extranjera inédita en España por número.

m. dijo...

La verdad es que la Interzona mola lo suyo, a destacar los artículos de Absence, Sergi Puertas y el de Eddie Campbell (este ultimo sobre todo) y las tiras de Paco Alcázar (bruuutal). Un saludo!!!

Cisne Negro dijo...

Yo quiero destacar el precioso trabajo de Raule y Meritxell en Cthulhu. Realmente delicioso. Queremos más.

Carlos Lamani dijo...

Gracias por tus palabras Fran, esto hace que me motive aún más para el próximo número, que saldrá en Abril. Para los que no lo sepan, el blog de la revista es: http://revistacthulhu.blogspot.com/
¡Allí nos vemos!

Kalashnikov dijo...

La pena es que Interzona no salga más a menudo...

Fran J. Ortiz dijo...

De nada, Carlos. Me reitero en la felicitación por tu trabajo.

En cuanto al blog, está enlazado en la misma crítica: la primera vez que se menciona a CTHULHU, la palabra es un hiperenlace... :-)

Chema García dijo...

Gracias por el coment !!!
La verdad es que Interzona mola bastante.
Podeis seguir a Neozombi en su propio blog:

http://neozombi.blogspot.com/

Un brazo.
Chema !


Estadísticas