Abandonad toda esperanza

jueves, 24 de septiembre de 2009

La Semana de Warren Ellis: Black Summer





Ayer decíamos que Doktor Sleepless es, según su creador Warren Ellis, "el nuevo Transmetropolitan", aludiendo a su obra más popular y representativa. De igual manera, y por seguir con las comparaciones reveladoras, podemos señalar que Black Summer, el otro título de Ellis para Avatar Press que ve la luz estos días en España de la mano de Glénat, es "el nuevo The Authority".



"Lo más interesante de The Authority es mostrar a los superhéroes alejados de todo vestigio humano, aunque los miembros del grupo lo sean: Ellis muestra a sus personajes como dioses que contemplan la Tierra desde lo alto del cielo y velan por su seguridad, basándose en una moral superior que otorga el hecho de poseer superpoderes". Estas palabras, que escribimos hace más de dos años para referirnos a la serie creada por Ellis y el dibujante Bryan Hitch, pueden aplicarse punto por punto al relato de Black Summer, que arranca con el brutal asesinato del presidente de los Estados Unidos -cuyo nombre nunca se cita, pero que podemos identificar sin esfuerzo como George Bush, hijo- y de algunos miembros de su personal a manos de John Horus, un superhéroe que formó parte del grupo Seven Guns y que tras la disolución de este parece trabajar en solitario.



Como ven, nada nuevo bajo el sol: Black Summer es la enésima revisitación, y van... de lo que supuso Watchmen en el género de los superhéroes: un intento por contemplar qué supondría la existencia real de superhéroes en nuestro mundo. Además, como veíamos, es un tema ya tratado por el propio Ellis, para el que esto firma, antes y mejor: las desventuras de Jenny Sparks, Jack Hawksmoor y su equipo, sin ser una obra maestra del noveno arte, supusieron un soplo de aire fresco... allá por 1999, cuando se publicaron por vez primera, y apenas poco más de una década después de la aparición de la maxiserie de Alan Moore y Dave Gibbons. Hoy, diez años después, el relato se nos antoja repetitivo, como un eco molesto de algo que ya hemos oído antes infinidad de veces. Y es que la excepción, de tanto repetirse, acaba por convertirse en la norma.



Con todo, lo mejor de Black Summer es lo explícito de su propuesta: como decíamos al principio, a Bush no se le menciona, pero las referencias al conflicto bélico de Irak como una operación económica ilegal o a la manipulación en algunos estados de las elecciones por la presidencia de los Estados Unidos dejan poco lugar a dudas. Y esto nos hace plantearnos si Warren Ellis es un ciudadano del mundo cargado de valentía y osadía, o si no será que la historieta es mucho menos influyente e importante para los mass media y para la clase política de lo que a sus fieles lectores nos gustaría.



En cuanto al apartado gráfico, y como hiciera en Hellblazer o en la misma Doktor Sleepless, Ellis colabora con otro artista español, Juan José Ryp, célebre sobre todo por su trabajo con la voluptuosa Lady Death. Como hiciera en las páginas de esta serie o ilustrando el Robocop de Frank Miller, el artista andaluz opta por la espectacularidad como objetivo principal de su trabajo, presentando influencias que van desde el citado Bryan Hitch a, sobre todo, la colaboración de Geoff Darrow con el mismo Miller en Hard Boiled. Esto es: un trabajo detallista hasta el paroxismo que se regodea en la violencia gráfica más explícita.



En definitiva: Black Summer se deja leer, pero está muy lejos de los grandes logros de ese guionista al que tanto admiramos llamado Warren Ellis. Así pues, de su producción para Avatar les recomiendo mucho antes Doktor Sleepless, aunque sus incondicionales harían bien en echarle un vistazo a esta obra por eso del siempre agradecible y agradecido afán completista.


Título: Black Summer
Autores: Warren Ellis (guión) / Juan José Ryp (dibujo)
Editorial: Glénat
Fecha de edición: septiembre de 2009
208 pp. (color) - 15 €

Estadísticas