Abandonad toda esperanza

martes, 14 de septiembre de 2010

RIP: Claude Chabrol (1930-2010)

Los amantes del cine francés, y podríamos decir que los fanáticos del cine de autor en general, vuelven a estar de luto: después de la muerte de Eric Rohmer a comienzos de año, es ahora Claude Chabrol el nuevo cineasta adscrito a la Nueva Ola francesa que nos deja huérfanos de uno de los más grandes creadores del cine europeo de la segunda mitad del siglo XX.



Chabrol, como sus compañeros de la célebre y revolucionaria Nouvelle Vague, con François Truffaut y el todavía en activo Jean-Luc Godard a la cabeza, fue un reputado crítico antes que cineasta, escribiendo entre 1953 y 1957 sobre el séptimo arte en las páginas de la ya por entonces mítica cabecera Cahiers du Cinéma. En aquellas crónicas demostró su interés por el cine negro norteamericano en general y por la obra de Alfred Hitchcock en particular; y no es de extrañar, por tanto, que con el tiempo él mismo se convirtiera en un maestro del thriller y el noir, pero entendiéndolo muchas veces como un instrumento para plasmar una serie de comedias humanas, repletas de cinismo y humor negro, en la gran pantalla.



La primera película de Chabrol -que también fue novelista: escribió L'adieu et dieux y Vladimir et les Jacques- fue Le beau Serge (El bello Sergio), que estrenó en el muy significativo 1959 (coincidiendo con Los cuatrocientos golpes de Truffaut y Al final de la escapada de Godard), y con la que obtuvo el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín. Este éxito y el de la inmediatamente posterior Les cousins (Los primos), premiada en Locarno, lo consagraron como un realizador a seguir con atención.



Posteriormente dirigiría largometrajes a un ritmo considerable, a veces hasta dos en el mismo año: Les bonnes femmes (1960), Les Godelureaux (1961), Les sept peches capitaux (1962), L'oeil du malin (1962), Ophelia (1963), Landru (1963)... compaginando esta labor con una actividad puntual como director teatral. Pero para los amantes del film noir siempre será el realizador de joyas como Que la bête meure (Accidente sin huella, 1969), según la novela de Nicholas Blake La bestia debe morir, o la soberbia Le boucher (El carnicero, 1970); además, también adaptó libros de escritores como Patricia Highsmith, Georges Simenon o Ruth Rendell.



Aficionado a la buena mesa y premiado con la Cámara de Oro en reconocimiento a toda su carrera en la Berlinale del año pasado, en sus últimas películas afianzó su colaboración con su actriz fetiche, Isabelle Huppert, en títulos como La ceremonia, No va más, Gracias por el chocolate o Borrachera de poder, pero también cabe destacar otros títulos, la mayoría soberbios, como En el corazón de la mentira, La flor del mal, La dama de honor o Una chica partida en dos. No obstante, su último largometraje, Bellamy, dirigido el año pasado y protagonizado por Gérard Depardieu, todavía permanece inédito en nuestros cines.



Claude Chabrol nació en 24 de junio de 1930 en París, Francia, y falleció en 12 de septiembre de 2010 también en la capital francesa. Tenía por tanto 80 años. Descanse en paz.

[Fotografías: 1.- El bello Sergio; 2.- El carnicero; 3.- La dama de honor; 4.- Claude Chabrol e Isabelle Huppert durantel la gala de clausura del Festival du Film International d'Amiens 2008.]

2 comentarios:

pilar mandl dijo...

Buenísimo tu homenaje a uno de los grandes...
Descanse En Paz

Cinemagnific dijo...

Descanse en paz este grande.


Estadísticas