Abandonad toda esperanza

miércoles, 24 de agosto de 2011

Cecil y Jordan en Nueva York: Slices of Lives



A la británica aunque afincada en Nueva York Gabrielle Bell la descubrimos gracias a su novela gráfica Afortunada, que en España editó La Cúpula allá por el verano de 2008. En esta narración explícitamente autobiográfica, y gracias a la cual Bell se convertía en uno de los nombres del slice of life contemporáneo a seguir con atención, la autora se retrataba como protagonista de su propia obra, narrando las peripecias cotidianas de una dibujante de cómics veinteañera en el barrio de Brooklyn donde reside.




Frente al largo recorrido de dicha obra, de extensión considerable, esta misma editorial nos concede ahora la oportunidad de bucear en la faceta de autora de historias breves de Bell con la antología Cecil y Jordan en Nueva York, que recoge once relatos aparecidos originariamente en diversas publicaciones, algunas tan reconocidas como Mome, The Comics Journal Special Edition o Drawn & Quarterly Showcase. Las historias aquí recogidas son, además de la que da título al volumen, "No siento nada", "El año de la arahuana", "Una tarde", "Felix", "Robot DJ", "Mi dolencia", "Campamento de verano", "Pégame", "Gabrielle Tercera" y "Helpless".




Decir que he disfrutado menos con este volumen que con la citada Afortunada me parecería injusto para con una obra como la presente, que sin lugar a dudas merece llegar a su público -de ahí que pese a haber aparecido publicada en el ya lejano mes de febrero, la recuperemos ahora en este comentario-, y sobre todo habida cuenta de que en este caso son las filias particulares del lector -prefiero de lejos las narraciones más extensas que las antologías de relatos breves- las que determinan poderosamente el enjuiciamiento de una obra.


Gabrielle Bell


Mi gusto particular no quita que sepa apreciar y disfrute de algunas de las historias aquí recogidas, particularmente de la primera, que da título al libro, y donde la autora nos hace partícipes de su libertad como narradora: bajo un título tan prosaico como "Cecil y Jordan en Nueva York" -relato que el realizador Michel Gondry (Rebobine, por favor) adaptó al cine en su episodio de la película colectiva Tokyo!- se esconde una historia donde el elemento de lo fantástico surge de la manera más inesperada, logrando que se acepte como verosímil: se trata de la historia de Cecil, la novia de un director de cine independiente (el Jordan del título, por supuesto), que un día cualquiera se transforma en... mejor dejamos que cada lector lo descubra por sí mismo.




Otros relatos particularmente conseguidos del volumen son "No siento nada", a partir de la muy particular relación ocasional que se establece entre dos vecinos -él propietario de un bar de moda, ella dependienta de un videoclub- que no están hechos precisamente el uno para el otro, y que vagan no se sabe muy bien en busca de qué o quién; "Una tarde", según un relato de Kate Chopin, que arranca cuando una joven recibe la (supuestamente fatal) noticia de que su pareja ha muerto en un accidente de avión; o dos historias como "Campamento de verano" y "Pégame", en las que Gabrielle Bell vuelve a retratarse a sí misma, aquí en sus años de infancia y adolescencia.




Curiosamente, algunas de las historias menos interesantes son aquellas que cuentan directamente (o así se presupone) episodios reales de la vida de la autora: dejando aparte las dos citadas arriba, "Mi dolencia" o "Gabrielle Tercera" no se cuentan entre lo más interesante de la obra. Una obra, por otro lado y como decíamos antes, que no merece pasar desapercibida. Y si la leen y les gusta, harían bien en recuperar Afortunada, donde Gabrielle Bell da el do de pecho... al menos para los que nos gustan más las narraciones de cierta extensión.


Título: Cecil y Jordan en Nueva York
Autor: Gabrielle Bell (guión y dibujo)
Editorial: La Cúpula
Fecha de edición: febrero de 2011
160 páginas (b/n y color) - 20 €

Estadísticas