Abandonad toda esperanza

miércoles, 29 de agosto de 2012

Nuevos finales, nuevos comienzos



Algunas series terminan, otras empiezan. Las dos que comentamos hoy son un buen ejemplo, y guardan algunas semejanzas relevantes entre ellas más allá de un formato editorial parecido (recopilación de varios comic books en cada entrega, formato reducido): la más destacable, que ambas cuentan historias que apuestan por la fusión de géneros y la libertad con la que sus respectivos autores se acercan al concepto de historieta de entretenimiento.



Empecemos por los finales: con este tercer volumen concluye la edición española de Echo, publicada por Norma Editorial en formato similar al utilizado para la edición completa de la obra más popular de su autor, Terry Moore: nos referimos, claro, a Strangers in Paradise, uno de los buques insignia de eso que vino a llamarse slice of life, a la vez que uno de los relatos más accesibles del panorama indie estadounidense de los últimos tiempos, al estar claramente alejado de la visión (mucho más oscura, obsesiva y cercana a lo experimental) de autores como Charles Burns (Tóxico), Daniel Clowes (Mister Wonderful) o Dave Cooper (Flujo).



Volviendo a este Echo, poco puede añadirse a lo ya dicho cuando comentamos los volúmenes primero y segundo de la serie. Como aquellos, el presente incluye dos TPB de la edición original de Abstract Studio (en esta ocasión, Black Hole y The Last Day), con otra decena de cuadernos de grapa originales. Esto es: una serie de treinta números recopilados en seis tomos de cinco cada uno en Estados Unidos, o bien en tres de diez aquí. Esto, aunque pueda parecer intrascendente, pone de manifiesto la profesionalidad de su autor como guionista, su sentido férreo de la estructura narrativa, que aquí se desarrolla hasta alcanzar una conclusión que sirve como definitiva, aunque también pueda interpretarse como un final abierto de cara a retomar la historia en un futuro.



Por tanto, y para empezar, me permitiré una autocita que creo sirve para definir a la presente obra en su totalidad: "En su día, Stan Lee y Steve Ditko convirtieron Spiderman en una obra maestra del cómic popular al humanizar la figura del superhéroe dotando a su identidad civil -en este caso, el estudiante y futuro fotógrafo freelance Peter Parker- de problemas de orden cotidiano. Con Echo, Terry Moore parece haber seguido el camino diametralmente opuesto: ha tomado las constantes que hicieron de su celebérrima Strangers in Paradise un hito del cómic norteamericano de los últimos años -una ejecución perfecta del subgénero del slice of life, a partir del retrato de la psicología de sus personajes, principalmente los femeninos-, y lo ha acercado al cómic de superhéroes, convirtiendo a Julie Martin en una heroína a su pesar".



Este concepto permanece incólume en la conclusión del relato, con la citada Julie y la agente Ivy Raven convertidas, quieran o no, en una pareja de aliadas con una causa común; lo cual supone más un giro de tuerca al género cinematográfico de las buddy movies o "películas de colegas" (a la fuerza) que una revisitación del ya mítico dúo formado por Katchoo y Francine en Strangers in Paradise. Dos personajes, los de Julie e Ivy, que evolucionarán a lo largo del presente volumen... en más de un sentido y de forma muy patente, no solo para el lector sino para el resto de personajes, como siempre en manos de Moore mucho más que meros comparsas funcionales.



Podría contar con todo lujo de detalles los hechos que se relatan en este tercio final de la historia, pero sería hacerle un flaco favor tanto al autor como a sus lectores. Me limitaré a destacar que las características que han convertido a Terry Moore en un nombre consagrado del cómic contemporáneo siguen presentes aquí: el protagonismo coral, los diálogos verosímiles y cargados de humor, la fusión multigenérica a la que hacíamos referencia al principio de esta nota... y un dibujo agradable, de vocación naturalista sin ser una copia fotográfica de la realidad, con personajes de rasgos expresivos sin caer nunca en la caricatura.



Todo ello está puesto al servicio de una historia que evoluciona con pasmosa naturalidad y que consigue que el lector se identifique con algunos de sus personajes, aunque estos se van envueltos en circunstancias tan especiales como las que ocasionan la aleación 618 o la consciencia de la fallecida Annie Trotter, dos elementos que unidos convierten a Julie Martin en una suerte de superheroína del siglo XXI; lo cual, por supuesto, es todo un logro. Por lo tanto, Echo de Terry Moore es una lectura muy recomendable que nadie debería dejar pasar, y que no enturbia el recuerdo de su ilustre obra precedente.



Y si Echo concluye, King City arranca con un volumen recopilatorio editado por DeBolsillo con su sello "Best Seller"... una condición de la que quizá no pueda presumir todavía aquí, pero sí es un estatus del que goza la edición de Image publicada en Estados Unidos, y que ha convertido a su autor, Brandon Graham, nacido en Oregon en 1976, en un nombre a tener muy en cuenta.



No es de extrañar, a tenor del material que incluye este primer volumen, que el autor de Scott Pilgrim, Bryan Lee O'Malley, se haya desecho en elogios hacia su colega: como aquella serie, esta que nos ocupa es hija de su tiempo, fusionando multitud de elementos de orígenes diversos para acabar dando pie a un cóctel aparentemente disperso, por momentos caótico, pero que funciona como literatura de evasión de primera.



Ahora bien: si los homenajes a la cultura popular eran mucho más explícitos en la creación de O'Malley, en la presente obra están mucho mejor asimilados en el propio relato, cuya acción arranca cuando el protagonista, un joven de apariencia mitad grunge mitad skater y que responde al nombre de Joe, se sumerge en las alcantarillas de la ciudad de King City... para encontrar una cámara acorazada cuya llave ha de robar y copiar con un curioso método: gracias a un gato que siempre le acompaña y al que, inyectándole un suero, es capaz de las proezas más inverosímiles.



Este elemento, que podríamos llamar "el recurso del gato", puede parecerle al lector una argucia del estilo deus ex machina que justifica cualquier decisión narrativa que tome el autor; y de hecho, aquel que piense esto no andaría muy desencaminado... pero al mismo tiempo nos ofrece una posibilidad de lo más interesante: que Brandon Graham sea capaz de sorprendernos casi a cada página, algo muy de agradecer en los tiempos que corren, donde los tebeos de género parecen irremediablemente abocados a contar una y otra vez la misma historia, con los mismos personajes (o muy parecidos), hasta alcanzar la misma conclusión de siempre.



¿Ocurrirá lo mismo, tarde o temprano, con King City? De momento es muy pronto para saberlo, pero sí podemos dar cuenta de lo que encontrará el lector español en este primer tomo: un relato aparentemente futurista, ambientado en una ciudad donde conviven espías, ninjas y veteranos de una guerra zombi que han acabado siendo adictos a la droga de moda: la tiza, de la que descubriremos enseguida que tiene un origen de lo más peculiar. En este ambiente se mueven el citado Joe, su amigo Pete, su ex novia Anna, el nuevo novio de esta, de nombre Max... y el referido felino, que responde al nombre de Terrícola J. J. Gatosworth III (sic). Unos personajes cuya interrelación permite al autor introducir un núcleo narrativo propio del slice of life, acerca de encuentros y desencuentros amorosos y otras cuitas existencias y sentimentales, en el corazón de un relato de género... Algo muy parecido a lo que nos encontramos en la citada Scott Pilgrim o en, sin ir más lejos, en Echo de Terry Moore. Obras que en su momento hemos seguido con atención, como haremos con esta King City a partir de ahora.



Para terminar, un último apunte: si es usted seguidor de Terry Moore, o ha encontrado en Brandon Graham a un autor interesante al que merece la pena seguirle la pista, no desespere... DeBolsillo anuncia ya para este próximo mes de octubre el segundo tomo de King City, mientras que Norma ha manifestado su deseo de publicar otra obra de Moore, Rachel Rising, en la que al parecer el autor apuesta por el género de terror, el próximo año. Así que solo necesitan un poco de paciencia para seguir disfrutando de su dosis de lectura multigenérica de primera calidad.


Título: Echo (Vol. 3)
Autor: Terry Moore (guion y dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: enero de 2012
224 páginas (b/n) - 16 €


Título: King City (Vol. 1)
Autor: Brandon Graham (guion y dibujo)
Editorial: DeBolsillo
Fecha de edición: mayo de 2012
192 páginas (b/n) - 9,95 €



Próximamente, en su librería y en este blog...
Rachel Rising

(+) Las webs de los autores:
- Terry Moore
- Brandon Graham

Estadísticas