Abandonad toda esperanza

jueves, 2 de agosto de 2012

RIP: Gore Vidal (1925-2012)


Los Estados Unidos de América han perdido a uno de los más grandes escritores que dio su literatura a lo largo del siglo XX, así como una de las voces más críticas acerca de su clase política y su sociedad. Nos referimos al novelista, dramaturgo, ensayista y guionista de cine Gore Vidal, que nos dejó el pasado martes a la edad de 86 años por complicaciones de una neumonía.


Gore Vidal (1925-2012)

Homosexual confeso, Gore Vidal pasará a la historia de la cultura del siglo pasado no solo por la calidad literaria de su producción literaria, que incluye varias novelas históricas, alguna sátira como Myra Breckinridge o un par de libros de memorias, sino muy especialmente por sus opiniones públicas acerca de cuestiones espinosas como la política, la religión, el sexo... o la obra de sus colegas: son célebres sus diatribas contra Ernest Hemingway o Truman Capote, por no hablar de sus enfrentamientos públicos, que en algunas ocasiones llegaron a lo físico, con su gran némesis personal y literaria: el ya fallecido Norman Mailer.


Gore Vidal y Norman Mailer, reconciliados por Kurt Vonnegut

Gore Vidal dejaría también su impronta en el ámbito audiovisual... Después de unos comienzos restringidos a la televisión, debutó en la gran pantalla por la puerta grande: en 1956 adaptó un guion para televisión de Paddy Chayefsky en The Catered Affair, film realizado por el siempre estupendo Richard Brooks con un reparto de campanillas: Bette Davis, Debbie Reynolds, el eterno secundario Barry Fitzgerald, Rod Taylor y el también fallecido recientemente Ernest Borgnine. Con la gran Bette Davis volvería a colaborar en Donde el círculo termina, según una novela de Daphne Du Maurier.


Los protagonistas de The Catered Affair

En 1958, año en el que Vidal adaptaba un libro sobre el célebre "Caso Dreyfus" para un film dirigido y protagonizado por José Ferrer, se llevaba al cine por vez primera un texto suyo: fue con El zurdo, western de Arthur Penn basado en su obra teatral y protagonizado por un primerizo Paul Newman como Billy el Niño.


Paul Newman fue Billy el Niño... visto por Gore Vidal

En la inolvidable De repente, el último verano de Joseph L. Mankiewicz, se atrevió a adaptar la obra teatral del inmortal Tennessee Williams, autor con el que volvería a encontrarse unos años después en Last of the Mobile Shots, dirigida por Sidney Lumet. En The Best Man hizo lo mismo con su propia y muy celebrada obra homónima, resultando un estupendo film político que dirigió Franklin J. Shaffner y protagonizaron Henry Fonda, Cliff Robertson y Kevin McCarthy.


The Best Man: la política estadounidense vista por Gore Vidal

En 1966 escribió junto a Francis Ford Coppola el guion de ¿Arde París?, film de René Clément que adaptaba el libro de Larry Collins y Dominique Lapierre. Y cuatro años después vio como su novela satírica Myra Breckinridge era llevada al cine en un film protagonizado por Raquel Welch y en el que no faltaban secundarios de la talla de la veterana Mae West, el realizador John Huston o intérpretes de reparto habituales en el cine de John Ford, como Andy Devine o John Carradine.


La espectacular Raquel Welch fue Myra Breckinridge en el cine

En 1979 se estrenó uno de los filmes más polémicos de su filmografía: el Calígula de Tinto Brass, film con insertos de material pornográfico escrito por Vidal y en el que Malcolm McDowell daba vida al despiadado emperador romano. Junto a él, dos veteranos como John Gielgud y Peter O'Toole en los roles de Nerva y Tiberio respectivamente.


Calígula: otro personaje histórico revisitado por el autor

Sus dos últimos trabajos para el cine, a finales de los años 80, estuvieron vinculados al mundo de la mafia: trabajó, aunque de forma no acreditada, en El siciliano, la adaptación de la novela de Mario Puzo que dirigió Michael Cimino, responsable de El cazador y La puerta del cielo; e intervino en el libreto de Dimenticare Palermo (The Palermo Connection) de Francesco Rosi, escrito junto al propio realizador y al desaparecido Tonino Guerra. Mientras, en televisión, se adaptaba su libro Lincoln y se volvía a revisitar su versión del mito de Billy el Niño, ahora con Val Kilmer como protagonista.


La aparición de Gore Vidal, uno de los muchos alicientes de Gattaca



Gore Vidal también hizo sus pinitos como actor, aunque en ocasiones fue en papeles muy pequeños y sin acreditar: es el caso de sus intervenciones en las citadas De repente, el último verano y The Best Man. Pudimos verlo algo más en Ciudadano Bob Roberts, la espléndida película de crítica política escrita, dirigida y protagonizada por Tim Robbins en 1992, en la que el escritor interpretaba a un senador del partido rival del protagonista. También se dejó ver en la comedia Un loco en Harvard, el thriller Conspiración en la sombra, la estupenda cinta de ciencia ficción Gattaca y, más recientemente, en Los locos de Hollywood, protagonizada por Kevin Spacey y última aparición de este gran polemista iconoclasta en la pantalla grande.


Con Tim Robbins (izda.), años después de coincidir en Ciudadano Bob Roberts


Eugene Luther Gore Vidal, llamado Gore Vidal, nació en 3 de octubre de 1925 en West Point, New York, y murió en 31 de julio de 2012 en Hollywood Hills, Los Angeles, California. Tenía por tanto 86 años. Descanse en paz.


(+) Para saber más, los libros de memorias de Gore Vidal:



Estadísticas