Abandonad toda esperanza

jueves, 26 de junio de 2014

RIP: Eli Wallach (1915-2014)


Apenas un día después de anunciar la desaparición de la actriz Martha Hyer, el cine perdía a uno de sus rostros vereranos más característicos, con casi un siglo de vida a sus espaldas y una larga carrera que supera con creces el centenar y medio de títulos. Nos referimos al carismático y temperamental intérprete de carácter Eli Wallach, el feo de aquel mítico western de Sergio Leone.


Eli Wallach (1915-2014)


Tras intervenir en varias series televisivas desde comienzos de aquella década, Eli Wallach debuta en el cine en 1956 por la puerta grande, participando en el film de Elia Kazan Baby Doll, y consiguiendo por su labor una nominación como Mejor Actor de Reparto en los Globos de Oro... Única mención, por cierto, que recibiría a lo largo de su carrera tanto en dichos galardones como en los más populares Oscars, en los que nunca llegó a competir... aunque en 2010 recibiría una merecida estatuilla de carácter honorífico por toda su carrera.


Con su Oscar honorífico y en compañía de Clint Eastwood y Robert De Niro


Ya sería a comienzos de los 60, después de continuar con una carrera televisiva solo interrumpida puntualmente para intervenir en un par de filmes de escaso fuste, que Wallach consigue otros papeles de interés en la gran pantalla: el primero de ellos sería el del sanguinario Calvera en Los siete magníficos, espléndido remake en clave de western de Los siete samuráis de Akira Kurosawa en el que el actor se enfrenta a los personajes del título, encarnados por actores tan populares como Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson o James Coburn. Poco después formará parte de otros repartos espectaculares, como los de la otoñal Vidas rebeldes de John Huston, que protagonizaron Clark Gable, Marilyn Monroe y Montgomery Clift; o el multitudinario film de episodios La conquista de Oeste.


Con Marilyn Monroe en el rodaje de Vidas rebeldes


En 1966, y tras participar en cintas destacadas como la adaptación literaria Lord Jim, el relato histórico Genghis Kan o la comedia Cómo robar un millón y..., el cineasta italiano Sergio Leone le ofrece uno de sus roles más populares: el de Tuco, el feo de El bueno, el feo y el malo, film en el que junto a Clint Eastwood (el bueno) y Lee van Cleef (el malo), y arropados por una antológica partitura compuesta por Ennio Morricone, formaban uno de los tríos estelares más míticos de la historia del cine.


Eastwood y Wallach, socios a su pesar, en una imagen promocional de El bueno, el feo y el malo


El film de Leone fue uno de los pocos casos en los que Wallach estuvo cerca de poder considerarse protagonista, dado que el grueso de su carrera está formado por cintas en las que intervenía en roles más secundarios al lado de estrellas de mayor popularidad: así, coincidió con Kirk Douglas en Sindicato de asesinos, con Gregory Peck y Omar Sharif en El oro de Mackenna, con James Caan en Permiso para amar hasta medianoche y con Yul Brynner, con quien repitió en Romance de un ladrón de caballos.


El oro de Mackenna, uno de los muchos westerns en los que intervino el actor


A finales de la década de los 70 intervino en otros filmes de relevancia como la reivindicable cinta de terror La centinela, el thriller De presidio a primera página (de nuevo secundando a estrellas del momento como Gene Hackman y Candice Bergen o a veteranos como Richard Widmark y Mickey Rooney), Abismo (lo mismo respecto de Nick Nole, Jacqueline Bisset y Robert Shaw) o, ya en los 80, Cazador a sueldo, donde interpretaba al superior del personaje de Steve McQueen cuyo trabajo daba título al film.


Desayunando en Cazador a sueldo con McQueen, con quien repetía tras Los siete magníficos


Wallach siguió trabajando durante toda la década siguiente, alternando cine y televisión sin pausa, hasta que en 1990 Francis Ford Coppola le concede un rol secundario pero bastante relevante, el de Don Altobello, en El Padrino. Parte III, colofón (por el momento) de su mítica trilogía mafiosa a partir de la novela de Mario Puzo. Ese mismo año, el actor insiste en el género negro en The Two Jakes, secuela tardía del Chinatown de Roman Polanski dirigida por el propio protagonista, Jack Nicholson.


El relevo en la mafia de El Padrino III: la vieja guardia junto al arribista Andy Garcia


La mejor parte de su legado quedaba atrás, pero Eli Wallach no dejó de trabajar en los años venideros: Paro clínico, Gente de Sunset Boulevard, La noche y la ciudad, Two Much, Más que amigos... Ya en 2003, su viejo amigo Clint Eastwood cuenta con él para un breve rol sin acreditar, el del dueño de un comercio saqueado, en su obra maestra Mystic River; pero el que podría haber sido su canto del cisne no fue tal, pues Wallach todavía intervendría en algunas películas más, como La gran estafa de Lasse Hallström, la comedia romántica Vacaciones o los dos filmes que, estos sí, suponen su despedida definitiva de la gran pantalla en 2010: El escritor y Wall Street 2: El dinero nunca duerme, de nuevo con dos papeles breves a las órdenes de dos grandes realizadores, Roman Polanski y Oliver Stone respectivamente. Directores que, como otros antes que ellos, sabían que contar con Eli Wallach, aunque fuese solo para un cometido aparentemente secundario, ennoblecía el resultado final de la película.


Al lado de Josh Brolin en la secuela tardía de Wall Street, último film de Wallach


Eli Herschel Wallach, llamado Eli Wallach, nació en 7 de diciembre de 1915 en Brooklyn, New York City, y falleció en 24 de junio de 2014 en New York City. Tenía por tanto 98 años. Descanse en paz.

Estadísticas