Abandonad toda esperanza

miércoles, 17 de junio de 2015

Marshal Law: El lado oscuro de los superhéroes




"Hoy en día, poner en tela de juicio la figura del superhéroe -y no solo en los cómics, sino también en el cine- está a la orden del día: autores como Grant Morrison o Warren Ellis han explorado más de una vez las posibilidades de pervertir este icono nacido en los años 30 del siglo pasado desde dentro del propio mercado mainstream, y otros como Garth Ennis han hecho de este acercamiento irreverente y desprejuiciado casi un subgénero propio. ¿Qué son si no títulos escritos por él como The Boys o en menor medida The Pro? ¿O el muy popular hoy, gracias a las adaptaciones cinematográficas, Kick-Ass ideado por Mark Millar? Todo ello sin necesidad de mencionar títulos menos populares y/o relevantes como Bienvenidos a Tranquility, The American Way, Halcyon o Twilight Guardian. Pero hubo un tiempo en el no fue así: corría el año 1987, y por aquel entonces la maxiserie Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, título que sentó las bases de esta revisión del género superheroico, todavía daba sus últimos coletazos en los quioscos. En cuanto a la obra seminal que lo empezó todo, la cada vez más reivindicable Batman: El regreso del Caballero Oscuro de Frank Miller, apenas tenía un año de vida. Fue en esta tesitura que vio la luz, de la mano de Epic (el sello adulto de Marvel, hoy ya desaparecido), el título que hoy nos ocupa: Marshal Law. Todo un precedente, pues, de la actual desmitificación del género, y sin el cual probablemente los títulos mencionados [...] no existirían o al menos serían muy diferentes de lo que hoy son".




Con las palabras anteriores comenzaba mi crítica del volumen Marshal Law: Miedo y asco publicada a finales del año 2013. Me ha parecido lógico rescatarlas ahora para contextualizar con precisión la presente nota a propósito de los dos volúmenes restantes de la más reciente edición española de la obra de Pat Mills y Kevin O'Keill, publicados como aquel primer tomo por ECC Ediciones, y también al igual que aquel de muy recomendable lectura para todo aquel interesado en el género superheroico en su vertiente más adulta y desmitificadora.




El segundo volumen de la colección lleva por título Marshal Law: Odiosos muertos, e incluye los comic books originales Marshal Law: Takes Manhattan, Marshal Law: Kingdom of the Blind y Marshal Law: The Hateful Dead, publicados por vez primera en Estados Unidos entre 1989 y 1991. Centrémonos por el momento en el primero, al que hacíamos referencia así en la citada crítica previa: "el éxito del que gozó esta primera miniserie provocó la publicación de otros títulos protagonizados por el justiciero enmascarado de Mills y O'Neill: quizá el más popular fue Marshal Law Takes Manhattan, en el que se enfrentaba a un trasunto del Universo Marvel en su totalidad". Por supuesto, aquellas palabras eran un tanto exageradas, pero no faltan en este Marshal Law toma Manhattan unos paródicos sosias del Capitán América (o el colmo de la inactividad), Spiderman, Daredevil (fruto de crueles chistes a costa de su ceguera), Thor, Mr. Fantástico (la ocurrencia a propósito de su supuesta esposa, la Mujer Invisible, de lo más divertido de la propuesta), la Antorcha Humana, Namor, el Dr. Extraño, Ojo de Halcón, el Hombre Hormiga o Estela Plateada, por citar los principales. No obstante, la más importante némesis del protagonista a lo largo del relato es Don Matrione, alias el Perseguidor... que no es sino la particular versión urdida por Mills y O'Neill de Frank Castle, aka el Castigador (o el Punisher, para las nuevas generaciones de lectores). Como manifiesta el propio guionista de Sláine, y al margen de su carácter paródico respecto del Universo Marvel tradicional (con lo que no hubo conflicto legal alguno, pues el cómic lo publicaba la propia Marvel dentro de su sello para lectores adultos Epic), este one shot sirvió como el resto de aventuras de su personaje para tratar un asunto de carácter político disfrazado de historia de (anti)héroes: en este caso, el lado más oscuro (torturas sistemáticas incluidas) de la CIA y, por extensión, del gobierno de los Estados Unidos de América.




Si en la historia anterior el objeto de burla era el Universo Marvel en general, Marshal Law: El reino de los ciegos puede leerse como una relectura satírica de uno de los iconos más importantes de lo que en el Forum de los años 80 se llamaba "la Distinguida Competencia"; esto es, DC Comics. Y es que el enemigo de Marshal Law en este relato, un justiciero nocturno y enmascarado que responde al nombre de Ojo Privado, no es sino un sosias del mismísimo Batman. El enfrentamiento entre ambos sirve a los autores para tratar, en palabras del propio Mills, "las verdaderas motivaciones de los superricos", una casta representada aquí por el multimillonario Scott Brennan, ciudadano de San Futuro con un origen secreto muy similar al del propio Bruce Wayne... aunque, como descubrirá el lector unas páginas más adelante, una cruel vuelta de tuerca dejará ver una más que relevante diferencia entre uno y otro.




Finalmente, el relato Marshal Law: Odiosos muertos es, además de la excusa para dar título al volumen, para situar al protagonista frente a una horda de zombis mucho antes de la actual moda de este subgénero. En esta historia, el álter ego profesional de Joe Gilmore debe enfrentarse a algunos de los superhéroes a los que ya eliminó en el pasado, ahora devueltos a la vida, liderados por el vengativo Escarabajo Negro. Entre estos muertos revividos se encuentra la propia ex novia de Joe, Lynn Evans, cuyo regreso será el detonante de un cliffhager de aúpa que deja al lector ante la incógnita de si Marshal Law ha muerto realmente tal y como parece...




Acto seguido, esta duda se resuelve en las primeras páginas de Marshal Law: Tribunal Secreto, tercer y último volumen de la colección española, que incluye el one shot Marshal Law: Super Babylon y la miniserie de dos entregas que le da título: Marshal Law: Secret Tribunal. En la primera historia, Marshal Law: Superbabilonia, Mills y O'Neill empiezan resolviendo el supuesto suicidio de Joe Gilmore para pasar a parodiar a la mítica Sociedad de la Justicia de América de DC, aquí reconvertida en la Sociedad Jesuita de América (sic), pero donde no es difícil establecer un gran número de paralelismos entre sus integrantes y los de aquella. La revisión del presente cómic -con una brillante splash page doble que sitúa a una supuesta Edad de Plomo como continuación obligada de las previas Edad Dorada y Edad de Plata- funciona como ejercicio desmitificador de carácter metaliterario mediante el que sus responsables demuestran tener tan poco respeto por la etapa más clásica y gloriosa del género como por las nuevas corrientes temáticas que empezaban a imperar a mediados de los 80 y que eclosionarían a lo largo de la década posterior.




Finalmente, Marshal Law: Tribunal Secreto es una historia en dos partes que obliga a su protagonista a liderar a un grupo de héroes enmascarados que responden al nombre que da título a la miniserie. Esta asociación casi contranatura tiene por objetivo el enfrentarse juntos a la Liga de Héroes, que no es sino la versión de la Legión de Super-Héroes de DC Comics en el universo de Marshal Law. Podría decirse de esta historia, que transcurre en buena parte en el espacio exterior, que quizá es la menos conseguida de la obra entendida en su conjunto, pero también es cierto que no desmerece demasiado el resto de páginas de la misma.




Tanto es así que, en resumidas cuentas, y en buena parte gracias al estupendo trabajo gráfico del dibujante de La liga de los caballeros extraordinarios, del Marshal Law de Pat Mills y Kevin O'Neill puede decirse hoy en día lo que en su momento dije del primer volumen: que "se sigue leyendo con sumo placer pese al cuarto de siglo transcurrido desde su primera aparición y a que su gran legión de imitadores podrían haber provocado un cierto agotamiento de la fórmula. Al parecer, afortunadamente, no ha sido así". Tomen nota.


Título: Marshal Law: Odiosos muertos
Autores: Pat Mills (guion) / Kevin O'Neill (dibujo)

Editorial: ECC
Fecha de edición: abril de 2014
160 pp. (color) - 14,95 €

Título: Marshal Law: Tribunal Secreto
Autores: Pat Mills (guion) / Kevin O'Neill (dibujo)

Editorial: ECC
Fecha de edición: julio de 2014
128 pp. (color) - 12,50 €

Estadísticas