Abandonad toda esperanza

miércoles, 8 de julio de 2015

La Comicoteca: Superman. ¿Qué fue del Hombre del Mañana? y otras historias




Superman. ¿Qué fue del Hombre del Mañana? y otras historias (Grandes autores de Superman: Alan Moore et alii)
Guion: Alan Moore / Dibujo: Varios autores
Barcelona, ECC, febrero de 2014
ISBN: 978-84-15990-74-1
128 pp. (color) - 14,95 €

Este volumen incluye:

- Superman Annual n.º 11;
- DC Comics Presents n.º 85;
- Superman n.º 423;
- Action Comics n.º 583.

Al igual que otros volúmenes de esta colección de ECC, el presente tomo cuenta con algunos textos de acompañamiento: concretamente, la introducción "¡Ha llegado el momento" (3 págs.), firmado por el guionista y editor de DC Comics Paul Kupperberg, así como los perfiles biográficos de los autores implicados (2 págs.); también incluye las cubiertas originales de los comic books recopilados en su interior.





Texto promocional

A mediados de los ochenta, el joven Alan Moore recibió el encargo de escribir la última historia del Hombre de Acero, pero lo aceptó a su manera: amenazando al venerable editor Julius Schwartz con matarle si no se lo asignaba. Era el epílogo a la versión clásica del personaje, ¿Qué fue del Hombre del Mañana?, y se publicó en los núms. 423 de Superman y 583 de Action Comics. No es lo único que recopila este volumen: también contiene el Annual 11 de Superman (Para el hombre que lo tiene todo...) y la aventura con la Cosa del Pantano del núm. 85 de DC Comics Presents (Los confines de la jungla). Una trilogía imprescindible para todo seguidor de Superman, de Moore o de ambos iconos del cómic.





La crítica ha dicho

"Tiene mucho mérito que Alan Moore haya sabido llevar a cabo, siempre con el estilo camp característico del Superman de la Edad de Plata, una historia inteligente, adulta y llena de nostalgia que no se avergüenza de sí misma (la aparición de Bizarro o el momento en el que Batman y Robin intentan derribar un campo de fuerza a base de golpes de bate de baseball son buena muestra de ello). Todos los personajes con cierta importancia dentro de la historia de este Superman pre-Crisis tienen su momento de gloria para construir una despedida apropiada al Hombre del Mañana.
[...]
En conclusión, estamos ante un tomo que no debe faltar en la estantería de todo buen seguidor del personaje de Superman. Un pequeño y significativo recuerdo de cómo eran las aventuras del Hombre de Acero en su etapa pre-Crisis pero con ese toque de genialidad que solo Alan Moore le puede dar. Una época mucho más ingenua en el mundo del noveno arte, pero no por ello carente de excelencia, como bien demuestra el guionista de Northampton."
- Jairo Álvarez, La Casa de El

"Sin ningún lugar a dudas, Alan Moore es uno de los más grandes guionistas que nos ha dado la industria del comic. Sus historias, y su forma de escribirlas, no dejan indiferente a nadie. Cada guión que el escribe es sinónimo de una garantía, y si bien es cierto que, como todo en esta vida, hay quien no le pueda gustar, es innegable que su perspectiva de ver las historias de superhéroes es sorprendente.
Obras como Watchmen dan fe de ello. Y quien es el responsable de una obra cumbre y de referencia, merece respeto y atención a cada movimiento que haga. Las historias de Superman que están recogidas en este tomo dan muestra de lo que digo.
'Para el hombre que lo tiene todo' es sin duda una de las mejores historias (si no la mejor) del personaje. Ya no solo por el 'sueño' que vive nuestro protagonista, que da lectura a infinidad de matices, si no por la reacción que tiene este a volver a la realidad. Al menos, para un servidor, es la primera vez que veía a un Superman tan desatado.
'¿Qué fue del hombre del mañana?' también tiene un gran atractivo. Ver el posible futuro de un Superman castigado por las desgracias que suponen ser quien es, y tomando una decisión drástica al respecto da forma a una historia que sorprende. En esta historia en particular, hay situaciones que sorprenden, conmueven y nos dejan, a veces para bien, a veces para mal, con la boca abierta.
Quizá la tercera historia, 'La Jungla', es la menos sorprendente de las tres. Es una buena historia, bien contada, más que correcta. Pero nada más. [...] Pero es muy interesante ver como interactúan dos personajes en principio tan dispares como Superman y La Cosa del Pantano."
- Josep R. Mier, Zona Negativa

"Alan Moore es un tipo audaz. Siempre lo ha sido. De hecho, al aproximarse a un territorio narrativo que empezaba a ser un espacio tranquilizador y domesticado -me refiero al cómic de superhéroes de los primeros ochenta-, Moore decidió que era la hora de -metafóricamente- sacar el cuchillo y ser implacable. A esa valentía del guionista debemos alguna que otra obra maestra. Por ejemplo, ésta que hoy les traemos.
Acercarse a esta antología de aventuras de Superman escritas por Moore significa romper con la rutina y descubrir facetas inusitadas e inquietantes del kryptoniano. Obviamente, el relato de mayor envergadura es ¿Qué fue del hombre del mañana? [...]
Dibujado por Curt Swan con el apoyo de dos entintadores de primera, George Pérez y Kurt Schaffenberger, este sensacional tebeo vino a ser el colofón de la carrera de Julius Schwartz, a punto de retirarse como editor de Superman.
Moore plantea su relato como un punto final de la línea marcada en la Edad de Plata del personaje, antes de que todo el escenario fuera removido tras la Crisis en Tierras Infinitas y la llegada de John Byrne a la misma cabecera.
Como saben los seguidores del kryptoniano, Moore hace aquí una apuesta segura. [...]
El guionista británico da lo mejor de sí mismo, y con un grado de dramatismo insólito, consigue cuadrar el círculo, respetando el canon DC con todos sus detalles esenciales, y al mismo tiempo, entregándonos una elegía sumamente personal, aplaudida de forma unánime por crítica y público.
El talento de Moore se revela en otros dos relatos incluidos en el mismo tomo [...]. Para los fans de Moore, cabe añadir que algunos asuntos abordados en estas aventuras de Superman -bajo un prisma moral y político- reaparecen en el pastiche Supreme, que creó en los noventa junto a Rob Liefeld. Dicen los malpensados que el escritor inglés se sentía muy decepcionado con el trabajo de John Byrne al frente de la serie, y que por ello decidió tomarse esta venganza poética."
- Germán Urrero, The Cult





Comentario acerca de la serie
"Grandes autores de Superman: John Byrne - El Hombre de Acero"

Cuando se tiene entre manos, como era el caso de Superman en 1986, a un personaje con una tradición tan larga a sus espaldas, es inevitable someterlo a una actualización y puesta a punto de cara a nuevas generaciones de lectores. Y en el caso que nos ocupa, tras las populares Crisis en tierras infinitas, le tocó en suerte a John Byrne, sin lugar a dudas una de las grandes estrellas de aquella década dentro de los márgenes del cómic de superhéroes.

Como se ha repetido hasta la saciedad, el trabajo de John Byrne con el Hombre de Acero representa, todavía hoy, una de las más altas cotas que ha alcanzado el personaje; no en vano su representación gráfica ha alcanzado un alto valor icónico, y para varias generaciones sucesivas de lectores Superman es el Superman de Byrne; lo cual es prueba suficiente de la valía de su aportación.

Dicha propuesta arrancó con The Man of Steel, una miniserie de seis números que se proponía redefinir el origen del personaje: así, y aunque seguía siendo el último hijo del planeta Krypton, la identidad de Clark Kent se ponía en primer plano frente a la de Superman (que a su vez pasaba a ser el disfraz), y se nos mostraba al personaje como alguien más humano (si se nos permite el término) en la medida en que resultaba bastante menos poderoso y por tanto un tanto menos invulnerable. De esta forma, los peligros a los que Clark Kent / Superman tendría que enfrentarse en sus nuevas aventuras serían más graves y por tanto la identificación con el lector sería también mucho mayor.

Resulta curioso que esta pequeña obra maestra del género se publicase en 1986, el mismo año de Watchmen y El regreso del Caballero Oscuro, que por aquel entonces redefinieron el género superheroico y lo elevaron a cotas más adultas. Curioso porque, aunque la propuesta de Byrne iba dirigida en sentido diametralmente opuesto a los títulos escritos por Alan Moore y Frank Miller, apostando por la consolidación de los estilemas clásicos del género (apología de los valores morales, cierto sentido de la épica, etcétera), sigue leyéndose hoy tan bien como las obras citadas, y su prestigio crítico no hace sino crecer con el paso de los años. Y seguirá creciendo: tiempo al tiempo.





Comentario acerca de este volumen

A mediados de la década de los ochenta, un joven pero muy prometedor Alan Moore recibió el encargo de escribir la última historia del Hombre de Acero. El futuro autor de obras maestras como Watchmen y Lost Girls aceptó el reto, y el resultado fue un epílogo perfecto a la versión clásica del personaje: ¿Qué fue del Hombre del Mañana?. En esta historia, publicada en dos entregas y con los lápices de un maestro de la talla de Curt Swan, Moore utilizó un recurso narrativo similar al utilizado por el actor y director de cine Orson Welles en su obra maestra Ciudadano Kane: empezar a contar la historia por la muerte del personaje protagonista para luego, a partir de la investigación realizada por un periodista, volver la vista atrás tratando de escudriñar en el pasado en busca de respuestas a las preguntas que habían quedado en el aire.

Así, Moore nos presentaba a un Superman obligado a enfrentarse sucesivamente a algunos de sus enemigos, en principio, menos peligrosos, como Bizarro, el Bromista o el Juguetero. Pero después reaparecerían los verdaderos y más temibles villanos de su historia: Lex Luthor y Brainiac. La unión de ambos desemboca en un enfrentamiento crucial donde no falta el concurso de los mejores amigos de Clark Kent, el álter ego civil de Superman, ni tampoco su prima Kara (alias Supergirl) y los miembros de la futura Legión de Superhéroes del siglo XXX. Este enfrentamiento final supondrá la anunciada muerte del último hijo de Krypton... aunque, como suele pasar, las apariencias a veces engañan.

Para el que esto suscribe, dicho relato -de marcado carácter elegíaco y crepuscular- es posiblemente la mejor -o, al menos, la más emotiva y compleja- historia de Superman jamás escrita. Y hablando de un personaje con más de tres cuartos de siglo de existencia a sus espaldas, esto no es decir poco. El mérito, más allá del estupendo trabajo de Swan a los lápices, ayudado en las tintas por George Pérez primero y por Kurt Schaffenberger después, pertenece por supuesto al propio Moore, que ya empezaba a demostrar su capacidad para renovar el género superheroico desde dentro. Y así lo demuestran no solo algunas de las obras que escribió luego, sino otra de las mejores historias breves del Hombre de Acero incluida también aquí: "Para el hombre que lo tiene todo...". Publicada en el undécimo Annual de la colección Superman, esta historia reflexiona a propósito de la naturaleza y el pasado del protagonista durante la celebración de su cumpleaños, cuando Batman, el nuevo Robin (Jason Todd) y Wonder Woman acuden a la Fortaleza de la Soledad para felicitar a su amigo.

Menos interés tiene en comparación, aunque no sea ni mucho menos una aportación desdeñable, "Los confines de la jungla", historia corta cuyo mayor atractivo es el encuentro entre el Hombre de Acero y otro personaje de vital importancia en la carrera profesional de Moore: la Cosa del Pantano. Con dibujos de Rick Veitch y Al Williamson,  "Los confines de la jungla" contrapone la personalidad de ambos personajes en un breve relato que se lee con agrado pero poco más... sobre todo en comparación con las espléndidas historias, una antes y la otra después, que le acompañan en el presente volumen.



Estadísticas