Abandonad toda esperanza

lunes, 11 de mayo de 2015

Los lunes... Batman: La Conexión Deadman




Batman siempre ha sido uno de los superhéroes más populares de todos los tiempos, quizá el que más con la salvedad de su compañero de fatigas en el Universo DC: Superman, el Hombre de Acero. Pero qué duda cabe que en los últimos años su popularidad se ha visto acrecentada todavía más gracias al cine (desde las películas de Tim Burton y Joel Schumacher hasta la más reciente trilogía, merecidamente aplaudida, de Christopher Nolan) y, por qué no decirlo, a algunos autores que han dado lo mejor de sí dentro del medio que vio nacer al personaje a finales de la década de los 30: el cómic. Esto explica el gran número de títulos protagonizados por el personaje que llegan cada mes a las librerías especializadas, en estos tiempos y en nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Por eso vamos a dedicarle una sección semanal en exclusiva que durará mientras haya nuevos títulos que comentar; y por lo que se ve, parece que va para rato... para alegría de la legión de seguidores del Hombre Murciélago.

Nota bene.- A partir de este año 2015, esta sección pasa a ser de periodicidad mensual con el fin de responder al ritmo de salida de nuevos títulos del personaje y también para dar cabida en este vuestro blog a otros cómics protagonizados por otros personajes, muchos de ellos pertenecientes también al Universo DC.




Con este Batman: La Conexión Deadman y tras la publicación de un primer volumen con el título de Fundido en negro, continúa por parte de la editorial española la recuperación de la etapa en la que el guionista Doug Moench -del que también pudimos leer, en formato rústica, Batman: Conspiración y Batman: Forajidos- y el dibujante Kelley Jones se encargaron de sacar adelante la cabecera principal del Hombre Murciélago. Se consolida así la presencia del tándem Moench & Jones en la colección Grandes Autores de Batman, donde ya hemos podido leer las obras de Frank Miller y los títulos de Loeb y & Sale, un par de volúmenes de la etapa de Mike W. Barr y Alan Davis, el recopilatorio Ciudad rota y otros relatos de Brian Azzarello y Eduardo Risso, la mítica La broma asesina de Alan Moore y Brian Bolland o ese clásico contemporáneo que es Asilo Arkham de Grant Morrison y Dave McKean.




Si hablamos de Doug Moench, hablamos de uno de los guionistas más prolíficos de la franquicia del cruzado de Gotham: Moench dedicó al personaje de Bob Kane la friolera de más de 150 comic books entre números de Batman y Detective Comics y miniseries varias; pero sin duda una de sus aportaciones más memorables fue el grueso de historietas en las que, como en las páginas recogidas en Batman: Haunted Gotham y Batman: Lo invisible, contó a los lápices con el reconocible estilo sombrío y terrorífico de ese heredero de Graham 'Ghastly' Ingels y Bernie Wrightson que fue y es Kelley Jones.




Esto se vuelve a demostrar en La Conexión Deadman, el tomo que nos ocupa hoy y que recoge los números 525, 527-528, 530-532 y 535 de Batman, publicados por vez primera desde diciembre de 1995 a octubre de 1996. En estas siete entregas semanales, Moench y Jones siguen investigando las posibilidades de acercar al Caballero Oscuro a una peculiar mezcla entre el género policíaco y el terror en su variante sobrenatural a través de cuatro relatos de extensión variable pero con una unidad visual conseguida gracias al trabajo gráfico del segundo.




El volumen arranca con la historia "Activos condenados", inmersa en la saga Underworld Unleashed pero que puede leerse pese a ello de manera independiente. En esta historia, el villano al que Batman tendrá que enfrentarse es uno de sus más antiguos enemigos, Mr. Frío, que asociado a una pareja de criminales de baja estofa que responden a los apodos de Ice y Cube (!) y que rapean durante la preparación y ejecución de sus fechorías (!), se planean engañar a algunos de los ancianos más acaudalados de la ciudad de Gotham. Pese a que estéticamente el universo gélido de Victor Fries poco tiene que ver con la mirada de Jones, este consigue que la historia no desentone en la continuidad de la colección.




Más cercano al mundo de Jones -y donde se plasma de forma diáfana la influencia del maestro Wrightson- es la historia siguiente, protagonizada por Dos Caras y que, lógicamente, abarca dos entregas: "La cara dividida" y "Rostros fragmentados". En este relato, un Harvey Dent recién fugado del centro psiquiátrico Arkham está decidido a tomar la justicia por su mano y resolver de manera expeditiva algunos de los casos que no pudo cerrar durante su etapa como fiscal del distrito. Su propósito lo llevará a un circo que cuenta con un espectáculo de freaks digno de Tod Browning, y por supuesto el Hombre Murciélago le seguirá hasta allí aun a riesgo de poner en peligro su vida.




"El sudor del sol, las lágrimas de la luna", "El culto de la momia" y "Los ladrones de espíritus" son los títulos de los tres episodios que conforman la historia más extensa del volumen y que, lógicamente, sirve para nombrar de forma genérica al mismo. Este título ya aclara que el protagonismo de la historia se reparte entre Batman y el álter ego fantasmal de Boston Brand, aquí con una estética que se aleja de la versión canónica de Carmine Infantino y Neal Adams como ya hiciera el propio Jones en su acercamiento anterior al personaje: la estupenda miniserie Deadman: Love After Death, publicada en 1989. En esta ocasión, ambos luchadores contra el crimen viajarán hasta Perú investigando por qué varias personas codician un misterioso tesoro inca.




Prácticamente cierra el volumen -y decimos prácticamente porque luego se recogen seis cubiertas dibujadas por Kelley Jones a modo de material extra- un one shot que lleva por título "El ogro y el simio", en el que Doug Moench recoge el testigo de escritores como Edgar Allan Poe y H. G. Wells y sus inmortales Doble crimen en la calle Morgue y La isla del Dr. Moreau -historia esta también revisitada de forma explícita para la JLA del Universo DC-, con el fin de ofrecernos una historia de terror, mad doctors y criaturas alteradas genéticamente en dieciséis breves capítulos y que permite a Jones brillar en todo su esplendor en el género en el que mejor sabe desenvolverse: el horror puro y duro.


Título: Batman: La Conexión Deadman [Grandes autores de Batman: Doug Moench & Kelley Jones, vol. II]
Autores: Doug Moench (guion) / Kelley Jones (dibujo)
Editorial: ECC
Fecha de edición: diciembre de 2014
192 pp. (color) - 19,50 €

Estadísticas