Abandonad toda esperanza

lunes, 15 de junio de 2015

Los lunes... Batman: Nunca más




Batman siempre ha sido uno de los superhéroes más populares de todos los tiempos, quizá el que más con la salvedad de su compañero de fatigas en el Universo DC: Superman, el Hombre de Acero. Pero qué duda cabe que en los últimos años su popularidad se ha visto acrecentada todavía más gracias al cine (desde las películas de Tim Burton y Joel Schumacher hasta la más reciente trilogía, merecidamente aplaudida, de Christopher Nolan) y, por qué no decirlo, a algunos autores que han dado lo mejor de sí dentro del medio que vio nacer al personaje a finales de la década de los 30: el cómic. Esto explica el gran número de títulos protagonizados por el personaje que llegan cada mes a las librerías especializadas, en estos tiempos y en nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Por eso vamos a dedicarle una sección semanal en exclusiva que durará mientras haya nuevos títulos que comentar; y por lo que se ve, parece que va para rato... para alegría de la legión de seguidores del Hombre Murciélago.

Nota bene.- A partir de este año 2015, esta sección pasa a ser de periodicidad mensual con el fin de responder al ritmo de salida de nuevos títulos del personaje y también para dar cabida en este vuestro blog a otros cómics protagonizados por otros personajes, muchos de ellos pertenecientes también al Universo DC.




La línea Otros Mundos, que recordemos (tal y como reza la presentación de la misma) es una colección que explora un atrayente concepto: ¿qué habría ocurrido con los héroes DC si hubieran vivido en otras épocas, en otros mundos, inmersos en unas circunstancias diferentes?, ha sido un terreno prolijo donde explorar las posibilidades narrativas que proporciona una figura como Batman fuera de la continuidad interna marcada por el devenir del Universo DC, así como también sus encuentros con personajes ajenos en principio a su mundo. Un buen ejemplo de todo ello sería Batman / Houdini: El Taller del Diablo. Pero aunque parezca mentira, hasta comienzos del siglo XXI a nadie se le había ocurrido cruzar los caminos del detective más grande de todos los tiempos (con permiso de Sherlock Holmes) y del escritor que, precisamente, dio origen a la novela detectivesca. Nos referimos, claro está, a Batman y Edgar Allan Poe. Y la idea de que el Hombre Murciélago y el autor de relatos como El retrato oval o de poemas como Annabel Lee se cruzasen azarosamente se le ocurrió a Len Wein.




Fue en una convención de cómics donde el veterano guionista de DC le propuso al editor Bob Shreck la idea que acabaría dando lugar a este Batman / Edgar Allan Poe: Nunca más, miniserie de cinco números publicada en 2003 y recopilada ahora para su edición española en un solo volumen; una miniserie cuyo título original, Nevermore, alude a una de las obras más populares del escritor norteamericano. Para dar forma al proyecto, el creador de La Cosa del Pantano contó con un equipo artístico de lujo: Guy Davis a los lápices, Jeromy Cox al color y nada menos que el mismísimo maestro del terror en viñetas Bernie Wrightson como portadista de excepción (y cuyo trabajo sirve para ilustrar estas líneas).




La presente historia en cinco capítulos arranca a comienzos del otoño de 1831, en la ciudad de Baltimore (Maryland), donde se suceden dos cruentos crímenes que pronto son etiquetados por la prensa local como "Los asesinatos del Cuervo", al haberse entrevisto en ambas escenas del crimen una extraña criatura a medio camino entre un hombre y semejante ave. Es precisamente un empleado del periódico Baltimore Sun, el joven Edgar Allan Poe, el que se propone investigar dichos crímenes... pero el director de la publicación tiene un encargo mucho más liviano para él: cubrir la celebración de un baile de disfraces benéfico a cargo del Club Gotham, una sociedad elitista de la que forman parte los hombres más adinerados de la ciudad.




A estas alturas del relato, el lector más aventajado en esto de los chistes privados, tanto referentes al Universo DC y a la franquicia del Caballero Oscuro como muy especialmente al mundo literario de Poe, ya habrá descubierto (y disfrutado) algunas de las múltiples referencias con las que Wein salpica el relato: en dicho club nos encontraremos a Bruce Wayne (el álter ego civil del héroe enmascarado al que en un universo alternativo pronto se le conocería como Batman) y al doctor Jonathan Crane (alias del villano Espantapájaros)... pero también al biólogo y naturalista Roderick Usher, al aventurero Arthur Gordon Pym y al financiero jubilado M. Valdemar, protagonistas todos ellos de varias historias urdidas por el autor de El gato negro. Además, precisamente a este último relato homenajean los autores en el primer "Asesinato del Cuervo", mientras que el segundo alude a otro de los cuentos de terror más populares de su autor: El corazón delator. Otros homenajes a la literatura de Poe, como las reminiscencias a El entierro prematuro (la catalepsia fue una de las obsesiones temáticas más relevantes del escritor) o El pozo y el péndulo, son más obvios todavía, mientras que detectar las citas al Doble asesinato en la calle Morgue o a Hop-Frog ya es para nota.




Con estos mimbres, desde el mismo arranque y hasta la conclusión en la fiesta de disfraces (que remite, como no podía ser de otra forma, a la de La máscara de la Muerte Roja), Wein construye un relato trepidante en el que el lector intentará averiguar al mismo tiempo o incluso antes que Batman y Poe la verdadera identidad de aquel que comete los crímenes que los protagonistas investigan (y que, desde luego, no es el propio Hombre Murciélago, u Hombre Cuervo, por más que sus apariciones furtivas sirvan a los periodistas para bautizar al criminal). Pero más allá de esta intriga, lo verdaderamente interesante del relato es comprobar lo bien que funciona el personaje superheroico en el entorno gótico y detectivesco en el que lo han introducido sus autores.




Para ello, y como ya señalábamos al principio, Len Wein cuenta con el mejor dibujante posible para ilustrar un relato de estas características: el citado Guy Davis, autor de The Marquis y Los zombis que se comieron el mundo, y que como ya hiciera su maestro (y colega en AIDP) Mike Mignola en Gotham a luz de gas o La maldición que cayó sobre Gotham -otros dos populares "Elseworlds" protagonizados por Batman-, retoma el diseño primigenio del personaje realizado por Bob Kane y más cercano a los dibujos de Leonardo da Vinci que al remodelado superheroico de Neal Adams de los años 70.


Otra muestra (clásica) de cómo Wrightson se ha acercado al universo literario de Poe


Por su parte, Bernie Wrightson demuestra también ser el dibujante idóneo para encargarse de las  ilustraciones de las cinco cubiertas originales; no solo porque ya dibujara al Hombre Murciélago en ese clásico contemporáneo que es Batman: The Cult -recientemente reeditado por ECC como Batman: La secta-, sino también por haber adaptado un gran número de cuentos clásicos de terror, muchos de ellos del propio Edgar Allan Poe, al cómic. La suma del talento de todos ellos da como resultado un cómic espléndido que cualquier lector, pero muy especialmente los aficionados a las intrigas detectivescas y a la literatura pulp, leerán con gran deleite.


Título: Batman / Edgar Allan Poe: Nunca más
Autores: Len Wein (guion) / Guy Davis (dibujo)
Editorial: ECC
Fecha de edición: mayo de 2015
128 pp. (color) - 12,50 €

Estadísticas